Canarias, la ruta ilegal con América

El tráfico de buques por las Islas se convirtió en un grave problema económico para la Corona española a finales del siglo XVI, ya que muchos eludían la Casa de Contratación

Galeones españoles en un grabado del siglo XVII. LP/DLP

ALBERTO GARCÍA SALEH | Canarias fue, junto a Madeira y Azores, un punto de crucial importancia para el contrabando hacia América en el siglo XVI. Sin embargo, los antecedentes que sitúan a las Islas como una zona estratégica entre el viejo y el nuevo continente vienen desde mucho antes. Tras la colonización de América, los navíos canarios aprovecharon su mayor cercanía hacia el nuevo mundo para introducir su mercancía y excedentes mucho antes y a un mejor precio que los de la Península, saltándose toda la normativa que establecía la Corona de España y el control de la Casa de Contratación de Sevilla. También los barcos extranjeros ejercieron esta práctica, que se extendió de manera alarmante a partir de 1580 durante la unión de los imperios español y portugués.

El contrabando generó, además, una serie de conflictos ya que chocaban los intereses canarios y andaluces centrados en productos como el vino, los esclavos, el oro, la plata o el palo brasileño, en el que muchas veces estaban implicadas las autoridades locales.

El catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Manuel Lobo, que participó en el XX Coloquio de Historia Canario Americana celebrado esta semana en la Casa de Colón con la ponencia Sevilla, Gran Canaria y las Indias en el Siglo XVI, señala que las Islas tuvieron hasta el año 1564 la total libertad comercial con América, una libertad que establece Fernando el Católico y mantiene Carlos V, y cuyo único requisito necesario es que había que tomar registro de todos los productos que se enviaban a América. “A partir de 1564”, señala, “se crea un juez de registro, que era como un representante de la Casa de Contratación de Sevilla en las islas, porque Sevilla decía que a través de Canarias había un comercio ilegal”.

Actividad comercial

Este juez se establece primero en La Palma, porque era la isla que tenía mayor actividad comercial. Pero Gran Canaria y Tenerife protestan diciendo que eso obligaba a los navíos que salían de los puertos de Las Isletas, Garachico, La Orotava y Santa Cruz, a tener que dirigirse al registro, por lo que se crean dos jueces nuevos. Uno para Gran Canaria y otro para Tenerife, que se suman al de La Palma.

“Canarias siempre fue un portillo para introducir sus productos, sin necesidad de registrarlos, ni de esperar a los navíos que venían de la Península, porque una de las obligaciones que se establecían era que para comerciar con América había que esperar a las naves”, señala Lobo. Por entonces, había dos flotas, una de verano y otra de invierno. “Los canarios no esperaban a que llegara. Utilizaban un barco de gran tonelaje, con lo que colocaban sus productos en América antes de que llegara esta flota y además los colocaban de una manera ilegal, porque ni esperaban a que aquella llegara ni se registraban”. Este contrabando, o comercio ilícito y fuera de las normas, es lo que va a producir un encono continuo entre la Casa de Contratación y los mercaderes andaluces con Canarias.

En el tema de los vinos, el enfrentamiento fue llamativo porque los buques que salían de las Islas colocaban los productos canarios antes que los andaluces.

Sin embargo, desde América, se decía que los vinos de las Islas eran de mayor calidad porque contenían una particularidad, y es que al tener mayor graduación, con el calor del viaje y el movimiento, salían de Canarias nuevos y llegaban a América viejos, ensoledados. Sin embargo, decían que los andaluces llegaban ruines, y por eso preferían los de las Islas. Por todos estos motivos, hay un momento en que se prohíbe la exportación de Canarias, por lo que se producen quejas sobre todo de parte de las tres islas centrales. Luego se impone que para comerciar con América había que mandar familias por cada mil toneladas, lo que se llamó el tributo de sangre.

Con respecto a los esclavos, según Lobo, la forma de hacer contrabando era más fácil. “Los navíos se cargaban en Canarias con vino, vinagre o quincallería, que se intercambiaba en el continente africano. Y, a cambio de esos productos canarios, se obtenían esclavos que se llevaban directamente a América y se colocaban de manera ilícita”.

Sin embargo, había otra for-ma de hacer el contrabando de esclavos. “Estaban las cargazones, de 100 ó 200 esclavos. Pero, luego, los maestros de navíos, compinchados con los propietarios de esclavos, alegaban que necesitaban tripulación, colocaban a estos hombres como grumetes y marineros de la escala más baja, y cuando llegaban a América esos supuestos tripulantes se vendían como esclavos. Con lo que tampoco se pagaban los tributos establecidos de la Corona”.

Demanda en Europa

En el retorno, los barcos que iban a Canarias estaban obligados ir a Sevilla. El producto salía de las Islas, se vendía en América, y lo que se obtenía de la venta, se invertía luego en otros productos que se demandaba en Europa como oro, plata, plata ensayada, palo campeche, palo Brasil, azúcar, etc. “Esos productos tenían que ir obligatoriamente a Sevilla. Pero no iban, se obviaba la Casa de Contratación, y se traían a Gran Canaria, y desde aquí se exportaban luego a Europa”, aclara Lobo. Por tanto, Canarias también sirvió para exportar esos tintes preciosos como el palo de Brasil o el palo Campeche, o el oro la plata para exportarlo directamente a Europa cuando estaba prohibido.

“Las autoridades eran conniventes con lo que sucedía porque ellas mismas estaban implicadas en ese comercio ilícito”, señala Lobo. “Al llegar la flota antes a América saturaban el mercado. Los canarios llegaban antes, y como había necesidad y llevábamos productos de calidad, vendíamos en seguida la producción, no teníamos competencia y perjudicó a los andaluces”. El catedrático recuerda que el puerto de Gran Canaria era el de Las Isletas, donde sólo había unos grandes almacenes para introducir las mercancías, un mesón para atender a los navegantes y una ermita, que era la Ermita de la Luz. Luego, del puerto hacia Las Palmas, que acababa en La Portada de la muralla, que era la actual Bravo Murillo, había un camino que traía la mercancía a la ciudad. Dicha calle emblemática era en realidad la entrada a la ciudad, que la separaba de Los Arenales.
“La ciudad de Las palmas en el siglo XVI tiene mucho esplendor”, señala Lobo, “porque están todos los tribunales aquí, e incluso se la llega a nombrar como cabeza del Archipiélago, porque están la Audiencia, el Cabildo, la Catedral, la Inquisición. Estaban todos los tribunales que tenían jurisdicción sobre el conjunto del Archipiélago”, añade.

Las Palmas del siglo XVI era una ciudad de funcionarios, muy dinámica, se exportaba mucho, una especie de ONU. Los mercaderes llegan en función de la actividad mercantil y es cuando se construyen las principales casas, sobre todo en Vegueta, aunque esta se queda totalmente reducida a la parte más nobiliaria.

Poco después, Gran Canaria empieza a perder pujanza económica y categoría desde el momento en que Tenerife empieza a florecer con el vino. “Mientras Gran Canaria fue gran productora de azúcares que se vendía a Inglaterra, Italia, Flandes”, señala, “en el siglo XVII, Tenerife es la Isla que empieza a tener esplendor porque produce vinos, con una calidad igual o superior y por ese motivo controlan más el mercado”.
En realidad, los privilegios de Canarias arrancan de después de la conquista. La reina Isabel se dio cuenta de la situación de Canarias, y por ese motivo exime a las islas de varios impuestos a través de un privilegio o documento con esa serie de condiciones. Las eximió de un impuesto general del consumo, conocido como la alcalaba, al igual el que grava la moneda para atraer monedas.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s