EL ANIMERO ANTONIO GONZALEZ, ALIAS “GUELDE” CONDENADO POR LA INQUISICION

Ejercía como curandero de almas en San Juan del Reparo e Icod

 

José Velázquez Méndez | Cronista Oficial de Garachico

José Velázquez Méndez | Cronista Oficial de Garachico

Antes de entrar en el tema, haré una mención especial para los apodos o alias entre las clases populares Canarias, y no tan populares; algunos Comandantes Generales de estas islas, sin ir más lejos,  llegaron a ostentar en el membrete de sus escritos hasta 16 alias.

Apodos como Guelde, Sargo, Palometa, Murión, Pejeverde, Joba (enjoba), Pavana y Fula, todos ellos relacionados con el mar, abundan mucho en nuestra comarca del Noroeste de la Isla, y tienen su origen en la predilección del sujeto, hombre o mujer, por la degustación de estos pescados o por alguna cualidad de estos peces, que lo identifica con la figura o costumbres del personaje. En la actualidad, los apodos o sobrenombres que se le atañen a algunos familiares o amigos míos son, más que nada, heredado de sus antepasados.

Así, podemos imaginarnos la figura del protagonista de esta historia y que describe el proceso inquisitorial, como la un hombre de corta estatura, dicharachero, ágil y juguetón; como el pececillo que vemos en los caletones y charcos de nuestras costas, el guelde.

Entrando en el tema de los animeros, llamados en Canarias saludadores, brujos o nigromantes, podemos definirlos como las personas que tienen la misión de conectar y aproximar el mundo ultra terreno con las fatalidades de la vida. Lo mismo curaba a un niño, que a una mula, que aseguraban una buena cosecha. Siempre estaban en el punto de mira del Santo Oficio de la Inquisición, siempre perseguidos por la ciencia oficial

Según ellos y sus seguidores (víctimas), tenían el don de curar el daño provocado por medio de la magia o de la brujería, podían formar o romper noviazgos, hacer y deshacer matrimonios y, sobretodo, curar enfermedades causadas por un maleficio.

Imagen de la Glorieta de San Francisco con la Parroquia Matriz de Santa Ana al fondo | Foto: José Velazquez Méndez

Imagen de la Glorieta de San Francisco con la Parroquia Matriz de Santa Ana al fondo | Foto: José Velazquez Méndez

Un fraile capuchino delata al Guelde. De Antonio González “Guelde”, más conocido por “el animero de Icod”, conocemos su existencia por la documentación  que sobre él existe en el Archivo del Museo Canario de Las Palmas (1) y en el Archivo Nacional de Madrid. (2).

Se inician ambas documentaciones con el informe efectuado por el misionero capuchino fray José de Leonisa, andaluz, desde la villa de La Orotava cuando escribió al tribunal de la  Inquisición, delatando al animero “Guelde” y explicando la situación religioso‑cultural de la zona en que se encontraba predicando: Admiro la ignorancia en que viven y se hallan en la doctrina cristiana sabiendo por tradición unos misterios de fe diminutos, por hábitos mal explicados, que si se les pide la inteligencia de ellos, dicen mil errores. La Doctrina del Catecismo Común la llaman nueva y honduras, porque no se la enseñaron sus padres. ¿Qué medios no hemos adoptado para desimpresionar a estas criaturas, negando y suspendiendo absoluciones y clamando en el púlpito? Es mucho lo que se ha remediado gracias a Dios”.

Como quiera que en estos terrenos, de la Punta de Buenavista al Puerto [de La Cruz], en que me hallo, aunque es ninguna la instrucción, no se hallan vestigios de la falsa sabiduría del mundo, enemiga de Dios; sí algunos efectos lastimosos de la misma  ignorancia, que suelen ser menos nocivos. En efecto, la maldita  raza de los animeros, que no se ha extinguido del todo, aunque sí está muy disminuida.

 

Continúa diciendo que desde Buenavista había empezado a predicar para destruirlos, imponiendo la obligación de delatarlos al Santo Oficio, Porque es mucho lo que perjudican y engañan a los sencillos [gentes sencillas] haciéndoles ver que no hay enfermedad alguna, aunque sea un dolor de muelas, que no provenga del alma arrimada, que les mortifica. Los animeros al ser llamados se dejan rogar, se encierran en sitio oculto, se revuelcan en tierra, toman sustancias y, después de la vela [vigilia], salen con la  noticia al paciente mandándoles aplicar cierto número de misas, en que va siempre una para el Espíritu Santo. Les dicen, además, que las brujas les apalean, que lleven un fragmento de Ara (piedra del altar), para que donde quiera que las encuentren, las hagan parar, y otros enredos semejantes. Los infelices pacientes y familiares gastan con el animero y aplicando misas, grandes cantidades de dinero. Y si por casualidad mejora, el animero gana, y si no mejoran, no por eso pierde, antes toda la cólera  la vierten sobre la pobre alma que suponen lo poseyó, maldiciéndola impíamente. Es un dolor saber que hay criaturas que están todo el día, aunque sea contra el alma de su padre o madre, diciendo; ¡Maldita seas, vete a los infiernos!

El fraile capuchino cita a Antonio “Guelde” como uno de los animeros que aún quedaban en la zona por él señalada, porque aunque son ya raros, estos animeros, aún los hay.

Fue preso, como hemos dicho, y encerrado en las cárceles secretas de la Inquisición. El documento no añade si la prisión fue en Tenerife o trasladado a Las Palmas de Gran Canaria, pero sí nos da noticia de los testigos que desfilaron por el proceso y de lo que declararon.

Imagen de la Iglesia de San Juan del Reparo | Foto: José Velazquez Méndez

Imagen de la Iglesia de San Juan del Reparo | Foto: José Velazquez Méndez

Un testigo de cargo. El primer testigo, fray José de San Joaquín Vasconcelos, lector de arte en el convento de San Francisco de Icod, manifiesta que “hallándose en el lugar de San Juan del Reparo, el 21 de febrero de 1790, habrá tiempo de cinco meses, en la casa de Salvador de León, vecino del dicho pago, que se hallaba enfermo en cama, le dijo éste y toda la familia, que la enfermedad que tenía era la de un ánima arrimada que le seguía, según le había dicho Antonio Guelde, vecino de Icod, conocido vulgarmente como el animero, porque dice que cura de accidentes de las almas arrimadas; que le aseguró, que quien le seguía era el alma de su suegro y que éste pretendía que el enfermo satisficiera ciertas deudas de diezmos que debía cuando murió y alguna misa a cierta advocación, que ahora no recuerda. Así mismo, le dijo que el dolor que padecía su hermana Agustina en las muelas y en una pierna, era la misma alma que le seguía a él.

     Salvador de León murió, ya que el franciscano de Icod añade en su declaración: “En este mismo mes, me ha dicho Francisco de León [hermano de Salvador], en mi convento, que el alma de su hermano Salvador había venido a seguir a su mujer y a su hija, que estaban en cama”, según se lo había dicho el animero Guelde, que las estaba curando.

Y reconociendo el testigo Vasconcelos que la persona del Guelde infundía alguna confianza al expresado Francisco León, y creencia en las curaciones del mencionado animero, quiso disuadirlo de su error, a lo que le respondió: El mejor médico es el que da la salvación, que hoy su mujer y su hija estaban mejor. Que el mismo [Francisco] había presenciado en su casa el acto de hablar Guelde con las ánimas, puesto de bruces y preguntando al alma que qué tenía su mujer y por qué pasaje [lugar del cuerpo] le había entrado, y respondiendo que por los pies.

El fraile icodense añade que, el dicho Guelde, labrador de 25 años, es tenido generalmente en los campos por curandero de almas, y que cree se ejercita en semejante oficio para mantenerse, por cuanto sabe que pide comida, ropa y dinero a los enfermos, los que lejos de acudir a los médicos para solicitar su sanidad, se mueren creyendo que sus enfermedades no son curables por la medicina, sino por los modos que ejercitan los animeros.

Otros testigos. Francisco Morín, de 30 años, de San Juan del Reparo, añade que Antonio Guelde curó a su cuñado, al que le seguía el ánima de su suegro, y le prometió curarle, si éste pagaba unos costales de papas que debía al difunto de diezmos, además de algunas fanegas de trigo de lo mismo y otras cosas que no recuerda, y que su familia no las pagó por creer que eran enredos del Guelde y que a la semana murió su cuñado.

Domingo Rodríguez, del mismo lugar, dijo que sabe que Guelde estuvo curando a Mariana Mariannes, la mujer de Juan Pérez, también de San Juan del Reparo, y que ésta murió.

Igualmente apuntó que Marcos Díaz, también vecino de la comarca de La Culata, se halló enfermo y Guelde le dijo que el alma de su suegro le había entrado cuando estaba cogiendo pinocha en el monte y que si no echaba el ánima, tras él iría su hija, que también estaba enferma de lo mismo. Marcos le contestó que por dinero no se detuviese, que procediera a la curación, a lo que le respondió el animero, que tiempo había, porque todavía no había acabado de hablar con el alma que perseguía al enfermo. Este le había dado dinero a Guelde para que le encargase unas misas y dado unas ropas. Explicó que las curaciones las hacía puesto de bruces en el suelo, sudando y con susurros, indicio de que estaba hablando a las ánimas, pero que por más que hizo, murió.

 Dieciséis testigos intervinieron en la sumaria contra Antonio González Guelde, alias el animero, todos ellos relatando los casos en circunstancias y momentos diferentes, pero más o menos con las mismas prácticas.

 ¿Quiénes eran los animeros? Eran gentes sencillas del campo sin ninguna instrucción, que no sabían leer ni escribir y vinieron a este oficio a través de otras personas que les posibilitaron los conocimientos necesarios para ello. (3)

Declaración y condena. En su declaración ante el tribunal de la Inquisición, el animero Antonio González habla del Tío José y de otra mujer del Tanque, llamada la Medina, cuyo apellido y nombre ignora, a quien también llamaban para curar de alma y la regalaban, así como a otra vecina de Icod llamada la Laja, las cuales ganaban unos cuartos ejerciendo el oficio de animeras. Las técnicas en la materia las había aprendido del difunto Tío Manuel el animero, que dormían juntos y le dio estas lecciones para ganar algún dinero.

Antonio González, alias Guelde, fue condenado a destierro de ocho años fuera de la isla de Tenerife, además de Madrid y Gran  Canaria. No sabemos si llegó a cumplir la condena; lo más probable es que sólo con el susto y alguna que otra reprensión haya pasado, tengamos en cuenta que la fuerza de la Inquisición en estos tiempos era ya mínima, y menor aún en Canarias. Pero de todas las formas, de haber salido desterrado, suponemos que en el lugar a donde llegó, no continuaría practicando el oficio de espantar almas como si fuesen pájaros.

            José Velázquez Méndez,

Cronista Oficial de Garachico.

FUENTES DOCUMENTALES

1) HERNANDEZ GONZALEZ, Manuel. “La Muerte en Canarias, siglo XVIII

2) ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL, Madrid, Legajos 1818/24 y 3735/28

3) HERNANDEZ GONZALEZ, M. Obra citada, Pág.17

Anuncios

Un pensamiento en “EL ANIMERO ANTONIO GONZALEZ, ALIAS “GUELDE” CONDENADO POR LA INQUISICION

  1. Felicidades Don José, he disfrutado mucho con su artículo de investigación, creo que es un tema que nunca ha salido a la luz y que hace bien en mostrarlo a todos nosotros. Aprendemos mucho con usted. Yo investigo, dentro de otras líneas, la gran presencia de la santería en Canarias y la aplicación de ciertas plantas medicinales en el tratamiento de enfermos a curar por los animeros, me ilusiona ver que otros historiadores como usted trabajan dentro de este ámbito tan interesante. Muchas felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s