El libro ´Cabañuelas de los marineros de Canarias´ recoge la técnica usada por los tinerfeños para predecir el clima
 Horacio Dorta y Rosa Gloria Suárez, autores del libro Cabañuelas de los marineros de Canarias. antonio cuadrado

Horacio Dorta y Rosa Gloria Suárez, autores del libro Cabañuelas de los marineros de Canarias. antonio cuadrado

Los adivinadores del tiempo constituyen una tradición centenaria en las Islas. No es que ellos tengan poderes mágicos, sino que son capaces de predecir las condiciones atmosféricas con antelación. En el pasado, cuando no existían los avances tecnológicos de ahora, esta práctica era la única forma de saber cuándo iba a ser la mejor época para la agricultura o para salir a pescar. Este método recibe el nombre de cabañuelas y ya hay muy pocas personas que sepan hacerlo en el Archipiélago. Para rescatar y evitar que se pierda, la Asociación Cultural Cabañuelas de Canarias ha publicado un libro.

La obra presta especial atención a los marineros, aquellos que cada día debían jugarse la vida para llevar a cabo durante siglos una de las actividades económicas más importantes de las Islas. Por aquel entonces, los pescadores necesitaban prever las condiciones meteorológicas con meses de antelación para poder determinar los días favorables para la navegación y las posibles tempestades.

Cabañuelas de los marineros de Canarias, presentado por el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Garachico, permite saber cómo va a estar el tiempo sin necesidad de tener internet, contactar con la Agencia Estatal de Meteorología ni utilizar ningún tipo de herramienta tecnológica. Horacio Dorta y Rosa Gloria Suárez, fundadores de la Asociación Cultural Cabañuelas de Canarias, han recopilado toda la información sobre esta tradición en este libro, que supone un “garante para que esta tradición no se malogren y se pierdan en el devenir de las nuevas generaciones”, explican en esta especie de manual.

El acierto de esta técnica es casi del 100%, según Horacio Dorta, y en Canarias se practican cuatro tipos: las cabañuelas de agosto; de San Mateo, que antiguamente se efectuaban el 21 de septiembre; de San Simón, que se realizan en la actualidad en Sabinosa (El Hierro); y las cabañuelas de los marineros, que se llevan a cabo hoy en día en Los Silos. Estas prácticas permitían disfrutar de una navegación segura en la primera mitad del siglo XX, pero, además, el libro rescata una forma de observación propia de los agricultores, cuya información ha sido recogida por los expertos en Buenavista del Norte.

En este último método juega un papel protagonista la luna de octubre. Los brujos del tiempo han descubierto que si llueve cuando aparece la luna nueva quiere decir que durante todo el mes habrá precipitaciones. En caso de que haya viento, las otras siete lunas de ese periodo también irán acompañadas por rachas de aire, y así con el tipo de clima que se dé durante la primera luna.

También existen otros dichos que giran en torno a este satélite natural y a su disposición en el cielo. Según los marineros, “la luna derecha, marinero alerta”, es decir, que cuando la media luna tiene sus dos puntas hacia arriba, el tiempo puede cambiar bruscamente; mientras que “si la luna está cambada, marinero a la murada” (si las puntas están hacia la derecha o izquierda, el clima no va a cambiar).

Horacio Dorta y Rosa Gloria Suárez indican en el libro que en cada localidad también pueden darse señales que ayudan a predecir el clima, como son las nubes de la montaña de Taco, en la Isla Baja de Tenerife, y el comportamiento de los animales y las plantas. Las cabañuelas se realizan de forma trimestral y con instrumentos sencillos. Se necesita una brújula para identificar los puntos cardinales y una varilla rígida de cualquier material que mida entre uno y dos metros.

A esta barra, según se explica en el libro, se le coloca una cinta, del tamaño de un metro, en uno de los extremos, lo que permite seguir la dirección y fuerza del viento. La hora para llevar a cabo las cabañuelas varía en función de la estación que sea. En invierno y primavera se realizan a las 23:00 horas, mientras que en verano y otoño se efectúan a medianoche. Los expertos han constatado, no obstante, que la mejor hora para la observación, que durará en torno a la media hora, es la medianoche (desde las 23:45 hasta las 00:00 horas).

Horacio Dorta ha llevado a cabo un estudio exhaustivo en la costa de Los Silos sobre las cabañuelas durante las cuatro estaciones del año. Según el experto, los parámetros a tener en cuenta son seis: el tiempo dominante, los contrastes, la percepción de la temperatura, la intensidad del viento, la presencia de lluvia y los movimientos del mar.

“En este manual se ha intentado recopilar la tradición centenaria de nuestros marineros y agricultores que miraban al cielo con la esperanza de vislumbrar el tiempo que vendrá mañana”. Con esta frase, termina Cabañuelas de los marineros de Canarias.

La finalidad de la obra, sin embargo, es intenta salvar estos métodos, “que han quedado al anecdotario del folclore”, apuntan los autores. Con la recopilación oral, ha salido a la luz este libro gracias al apoyo del Cabildo. “Horacio Dorta y Rosa Gloria Suárez están volcados en la pervivencia del acervo isleño y nos brindan el fruto de una tarea laboriosa”. “Sin duda, se trata de la mejor manera de asegurarnos su conocimiento por las generaciones más jóvenes”, subraya el presidente insular, Ricardo Melchior, en el prólogo de Cabañuelas de los marineros de Canarias.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s