El Roque de Garachico, bajo el objetivo de las cámaras

El rodaje duró dos días, con alguna caída pasada por agua. | Foto: Diario de Avisos

El rodaje duró dos días, con alguna caída pasada por agua. | Foto: Diario de Avisos

La trayectoria profesional de Pedro Felipe Acosta es conocida desde hace años en el mundo del cine orientado a la naturaleza. Gracias a ello fue elegido para dirigir la proyección de clausura de la pasada edición, celebrada en el mes de mayo, del Festival de Cine Medio Ambiental de Canarias, que tuvo lugar en el municipio de Garachico.

Este cineasta, de corazón realejero, se encargó de dirigir un “documental exprés” -como él lo llama-, para cuyo papel protagonista eligió al Roque de la Villa y Puerto. Desde la organización del festival, presidida por David Baute, se requería un proyecto que debía ser rodado en dos días, y con la colaboración de los alumnos del ciclo superior de Imagen y Sonido del IES La Guancha.

La iniciativa supuso todo un reto para Felipe, quien a pesar de contar con una experiencia de unos veinte años, nunca había trabajado bajo estas condiciones. Un desafío que el tinerfeño afrontó “con ilusión, aunque con miedo”, ya que iban a dejar en manos de la meteorología la posibilidad de conseguir buenas y suficientes imágenes para el montaje. Aun así, veteranía y entusiasmo unidos, consiguieron superar las barreras que la limitación de tiempo suponía para realizar un documental de tales características.

De esta forma, el director guió a los jóvenes aprendices para introducir a los espectadores en ocho minutos no solo de flora y fauna, sino también de historias que giran en torno al roque. Entrevistas personales a los vecinos de la localidad, relatan cómo se desarrollaba la vida en torno a la figura costera décadas atrás.

CARÁCTER HUMANO

Pedro Felipe Acosta. | Foto: Diario de Avisos

Pedro Felipe Acosta. | Foto: Diario de Avisos

Así el conductor de este corto cuenta como “lo que hace atractivo el documental es el carácter humano que se le añadió, ya que la variedad de especies que habitan en el roque no es muy amplia”. Con todo, este grupo de cineastas tuvo la oportunidad de filmar a una manada de delfines que se aproximó hasta la zona durante el periodo de rodaje en la roca del litoral norteño.

Tras dos días de largas horas y con alguna caída pasada por agua incluida, la proyección fue un éxito, y Pedro Felipe Acosta y su equipo lograron un aforo más que completo en la sala habilitada en el antiguo empaquetado de la FAST, junto al viejo puerto garachiquense.

En este contexto, el documentalista aplaude “este tipo de festivales que apoyan una actividad que desde hace tiempo no recibe ningún apoyo institucional”.

La riqueza natural de Canarias, plagada de una amplia gama de paisajes, es un imán hacia el atractivo turístico. A ello hay que sumarle la que aportan las imágenes e historias de las Islas que son llevadas a la pequeña y gran pantalla. Sin embargo, la tarea que Felipe y otros muchos desempeñan con talento, “no es de especial interés para las instituciones insulares”.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s