El campo, una oportunidad

Hace unos días, tuve la oportunidad de asistir, invitado por el consejero de Agricultura de la Corporación, José Joaquín Bethencourt, a la presentación de un proyecto formativo que desarrolla Cruz Roja en Garachico, para instruir a jóvenes en riesgo de exclusión social en agricultura ecológica. Con esta iniciativa se busca mejorar su empleabilidad y darles un horizonte de esperanza y de futuro en un sector que está en crecimiento.

Fue una visita ciertamente emotiva, porque pudimos compartir de primera manos las experiencias e inquietudes de este grupo de jóvenes que han visto en la agricultura ecológica una oportunidad de salir de la exclusión social, o de no caer en ella, acercándose a un sector en alza que les proporcionará herramientas de integración y de promoción económica. Su esfuerzo, y el de Cruz Roja, es un ejemplo inspirador para todos sobre cómo superar una situación de desventaja y labrarse, nunca mejor dicho, un porvenir más esperanzador.

Este auge de la agricultura ecológica nos hace reflexionar sobre el alejamiento que hemos vivido en Canarias del mundo agrícola en los últimos veinte años. Atraídos por un sueldo fácil en sectores boyantes como el turismo o la construcción, fueron muchos los jóvenes que se lanzaron desde zonas tradicionalmente dedicadas al cultivo a trabajar en aquellas donde se estaban recibiendo millones de turistas al año y levantando miles de casas. Mientras, el campo languidecía, acogotado por márgenes de beneficio escasos, que hacían retroceder la superficie cultivada.

La agricultura no es solo economía, también es cuidado medioambiental y mantenimiento del paisaje, conservación de costumbres y garantía de continuidad de saberes antiguos. A esto se añade la innovación propia de la agricultura ecológica. Los socialistas siempre insistimos en que hay que dignificar el campo, la actividad de los agricultores y ganaderos. En la legislatura pasada, antes de que empezase a gobernar el PP, el Ejecutivo del PSOE resolvió una de las peores injusticias que se mantenían en este país con los trabajadores del campo, que no estaban incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social en igualdad de condiciones con el resto de trabajadores. Me honra haber participado en los trabajos para corregir esa situación y mejorar la situación de los agricultores de este país.

Debemos volver la vista al campo por muchas razones, pero siempre velando para que la compensación al trabajo sea proporcional al esfuerzo. Trabajar la tierra puede ser muy duro y también muy gratificante. Los hombres y mujeres de Tenerife que dedican su vida a ello lo saben bien. La agricultura representa una oportunidad de empleo y economía, y al mismo tiempo de regreso a nuestras raíces. Podemos conjugar en ella pasado y futuro a través de los más jóvenes, aspirar a ser más autosuficientes y generar trabajo. Iniciativas como la de Cruz Roja, además, incorporan el valor añadido de fomentar la inclusión social. Son acciones que desde el Cabildo tienen todo nuestro apoyo.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: