15 años del Consorcio Isla Baja – Por Agustín M. González

Foto: D. José Velazquez Méndez
Foto: D. José Velazquez Méndez

El Consorcio Daute-Isla Baja cumple 15 años. Hace ya tres lustros que el Cabildo tinerfeño puso en marcha este organismo junto con los cuatro ayuntamientos de la comarca noroeste (Garachico, El Tanque, Los Silos y Buenavista), con el fin de impulsar el desarrollo de la que entonces era, con diferencia, la zona más atrasada de la Isla, la más castigada por el desempleo, la emigración, la falta de inversiones públicas y privadas…

Fue un experimento y fue un reto. El Consorcio Comarcal arrancó con cuatro objetivos principales, uno por municipio: el campo de golf con hotel en Buenavista del Norte, el puerto deportivo-pesquero de Garachico, la vía de ronda del casco de Los Silos y el Ecomuseo de El Tanque. De estos cuatro grandes proyectos -a los que luego han seguido otros muchos de menor magnitud pero no menos importantes- solo el último no se ha culminado aun, retrasado por las dificultades encontradas en la disponibilidad de los terrenos necesarios. No obstante, se espera que en 2015 esté en funcionamiento el ansiado ecomuseo tanquero, que será el primero de la Isla de esas características y un motor “sostenible” para la economía de estas recónditas medianías norteñas.
A pesar de la coincidencia de este tiempo con la crisis económica, el Consorcio de Daute-Isla Baja ha logrado desarrollar estas y otras muchas iniciativas en favor de la comarca. Y lo que parece incuestionable, es que si la Isla Baja tiene hoy un futuro mucho más prometedor que hace quince años, es gracias al gran trabajo del Consorcio y de las administraciones que lo integran. Hay ahora aquí mejores infraestructuras, más servicios, mejores sinergias y, además, unos valores naturales, paisajísticos y etnográficos que no posee ninguna otra comarca de Tenerife. Porque, paradójicamente, el retraso secular de la Isla Baja la ha convertido con el paso del tiempo en un tesoro bien conservado.

Indiscutiblemente, queda aun mucho por hacer y mucho por conservar en esta comarca del lejano noroeste tinerfeño. Pero ya nadie discute que en esa tarea será imprescindible la participación del Consorcio Daute-Isla Baja, un ente singular y sin precedentes en el Archipiélago, que representa, sobre todo, un ejemplo de cooperación eficaz entre diferentes administraciones públicas, que han sabido unirse y remar juntas, salvando sus diferencias políticas, en beneficio del interés general de los ciudadanos.

Detrás, en medio y hasta dentro de este experimento, ha estado desde el primer día un hombre que merece el reconocimiento público, porque supo promover el consenso, la unidad y la acción conjunta, primero como vicepresidente del Cabildo y ahora como presidente del Consorcio. Me refiero a Lorenzo Dorta. Él, mano a mano con los alcaldes de Garachico, El Tanque, Los Silos y Buenavista, ayudado por el resto de consejeros y técnicos de la Corporación insular y de los ayuntamientos, han demostrado que los políticos pueden ser, a veces, capaces de superar sus diferencias e intereses partidarios para ayudar a los vecinos y vecinas a solucion

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: