El Convento Franciscano de Garachico y el Torreón Ventoso de Puerto de la Cruz ya son BIC

Glorieta de San Francisco

Glorieta de San Francisco

El catálogo del Patrimonio Histórico de Canarias cuenta con dos nuevos bienes de interés cultural (BIC) en Tenerife, el Torreón de Ventoso de Puerto de la Cruz y el antiguo Convento Franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles, en Garachico, ambos con categoría de Monumento, según informó ayer el Ejecutivo regional después de mantener su sesión de Consejo de Gobierno.

En el primer caso, el Torreón de Ventoso es la denominación con la que se conoce el mirador que remata la vivienda de la familia homónima, anteriormente perteneciente a la familia Blanco y, antes, a Bernardo de Valois. Se ubica en la Calle Valois, en la base de la ladera norte de la Montaña del Taoro.

El inmueble en el que se inscribe este torreón es de mediados del siglo XVIII, articulado en dos plantas organizadas en torno a un patio central.

Su valor arquitectónico reside en que constituye un edificio representativo de la arquitectura tradicional de la Isla, vinculada a la rica burguesía comercial foránea asentada en Puerto de la Cruz desde finales del siglo XVII y responsable de la pujanza económica que le caracterizó durante cerca de dos centurias.

La delimitación de Bien de Interés Cultural se circunscribe al solar del inmueble de referencia, junto con el colindante, estableciendo un perímetro de protección que radica en la necesidad de establecer un entorno de protección que acoja uno de los inmuebles de mayor relevancia del conjunto histórico portuense.

Respecto al Convento Franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles, este complejo se encuentra en el centro neurálgico de Garachico y está rodeado de algunos de las construcciones civiles más representativas del casco urbano.

Tiene sus orígenes en fecha temprana debido a la cesión por parte de Cristóbal de Ponte a la orden franciscana de unos terrenos de su propiedad. En 1524, Cristóbal de Ponte decidió fundar un convento de la orden franciscana –el tercero en Tenerife–, existiendo originalmente en dicho lugar una ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, de 1502. De esta forma, pasa a patrocinar y financiar la construcción y cede la tierra y el agua para su ejecución. Se trata de uno de los conventos más grandes de Canarias y el más antiguo de los cinco inmuebles de este tipo que existen en este municipio norteño.

La delimitación para este monumento obedece a la necesidad, según detalló ayer la Comunidad Autónoma, de proteger uno de los templos más destacados que se encuentran en Tenerife, con una riqueza patrimonial y artística que lo convierte en un hito monumental de la arquitectura del Archipiélago.

De esta forma, el Gobierno autónomo manifestó que con la declaración de BIC se preserva el ambiente urbano más inmediato al inmueble de futuros impactos derivados de obras o transformaciones físicas del espacio, lo que pueden conllevar la generación de impactos directos a la iglesia. Otra de las posibilidades que se previenen es que dificulten la contemplación y estudio de los valores patrimoniales que dieron pie a su declaración.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s