Efemérides de julio (D. Carlos Acosta García)

3 de Julio de 1666

Monumento al “Motín del Vino”.

En la madrugada del 2 al 3 de julio del año reseñado fue testigo Garachico de uno de los más sorprendentes y extraños sucesos de su historia, un suceso que ha sido designado por algunas personas como “inundación del vino”. Por medio de un Real Privilegio había conseguido un grupo de mercaderes ingleses la creación de una compañía que les facultaba para ser exclusivos compradores de todo el vino producido en la isla y, por supuesto, el malvasía que había en toda la comarca de Daute. Tal monopolio disgustaba en gran manera a los vecinos y pronto hubo dos bandos en el asunto: los que estaban de parte de los ingleses, entre los que figuraba el comandante general, conde de Puertollano, y los que, por el contrario,  pretendían romper el monopolio para beneficiar a los agricultores. Lo cierto es que, en el día y noche mencionados, un grupo de 400 enmascarados, a quienes se ha dado la denominación de clérigos, salieron por la noche y recorrieron las calles “donde se hacía el principal acopio de malvasías y donde los ingleses tenían comprada una gran cantidad a muy bajo precio; un precio que ellos mismos habían establecido: entran los enmascarados, violentan las bodegas, rompen las cubas y corre por las calles en arroyos el vino, como si hubiera ocurrido una lluvia de este preciado licor”. El gesto agresivo de los llamados clérigos sirvió para disolver la compañía de ingleses, empeñada en mantener a su favor el monopolio.

6 de julio de 1970

El trasatlántico “Begoña” pasa frente a Garachico, en la fecha que indica el cronista.

Procedente de La Guaira y con destino a Santa Cruz de Tenerife pasa frente a las costas de Garachico el entonces famosísimo trasatlántico “Begoña”, atendiendo a los ruegos y exposiciones del Ayuntamiento de la Villa y Puerto y a la Asociación de Amigos de Garachico en Venezuela ante la Casa Consignataria del buque, ya desparecido. En la citada nave viajaban 245  emigrantes canarios, garachiquenses en su inmensa mayoría. Regresaban los emigrantes a Garachico para asistir a los actos que habrían de celebrarse en su pueblo natal con motivo de inaugurarse el monumento que en homenaje a Simón Bolívar se había erigido para situarlo en la Villa y Puerto. La estatua, que había salido de las manos y la mente del grancanario Juan Jaén, viajaba precisamente en el “Begoña” y este era el motivos por el que centenares de hijos de la Villa del Roque se habían movilizado para no perder el más mínimo detalle de cuanto acontecía en la comarca en torno a la fiesta que se pretendía celebrar con la inauguración del monumento, obra del garachiquense Pascual González Regalado. Al pasar el barco frente a las costas de Garachico el capitán de la nave, don Gerardo Larrañaga, en un gesto caballeroso y más que sorprendente, ordenó parar máquinas y el barco se detuvo cerca del Roque para recibir el homenaje que se le tributaba desde el espigón del muelle y desde los pequeños botes que se le acercaron con banderas y cohetes. El barco continuó luego su ruta hasta Santa Cruz, donde se desarrollaron emotivas escenas familiares. La estatua de Bolívar fue entregada en Garachico por medio de algunos componentes de la Asociación antes mencionada y que viajaban  junto a ella, concretamente Cándido Acosta García y Ángel García Pérez, vicepresidente y tesorero, respectivamente, de la entidad. A pesar de la hora, tan impropia, centenares de personas esperaban el arribo de la escultura para despertar la ola de entusiasmo y alegría que inundó el muelle de Garachico.

7 de julio de 1603

Es la fecha más aproximada de cuantas han llegado a nosotros a la hora de situar en el tiempo la edificación de la popular y tan querida ermita de San Roque. Según el cronista oficial de Garachico, José Velázquez Méndez, en tal día entregó de sus bienes doña Bárbola Hernández una importante limosna “a la ermita de San Roque, que se está construyendo en este lugar de Garachico, cinco doblas de mis bienes”. La ermita ha sufrido algunas transformaciones a lo largo del tiempo, inclusive con añadidos de piezas, como es el retablo que se encuentra en el lateral norte y que fue trasladado desde la antigua iglesia de Santo Domingo. Pero la edificación sigue en pie y la imagen continúa recogiendo la amplia devoción de todos los fieles de la comarca de Daute. La reciente restauración ha añadido una indudable belleza a la vieja ermita, que no parece tener cuatro siglos de antigüedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: