SAN AMARO, MILAGROSA IMAGEN PROTECTORA DE COJOS, MANCOS Y TULLIDOS

el
San Amaro Abad, protector de cojos mancos y tullidos. Talla procedente del convento de Santo Domingo. Ahora en la parroquia de Santa Ana de Garachico, en el altar de Ntra. Sra. del Rosario. | Foto: José Velázquez
San Amaro Abad, protector de cojos mancos y tullidos. Talla procedente del convento de Santo Domingo. Ahora en la parroquia de Santa Ana de Garachico, en el altar de Ntra. Sra. del Rosario. | Foto: José Velázquez

Imágen de San Amaro en San Pedro de Daute. El cronista don Juan Núñez de la Peña, en su Conquista y antigüedades de las islas de la Gran Canaria, nos habla de tres imágenes de San Amaro que existían en la isla de Tenerife: una se veneraba en el convento de San Agustín de La Laguna, otra estaba en el camino de Candelaria, y la tercera se hallaba en el convento de Predicadores de Daute, milagrosas imágenes de cojos, mancos y tullidos.

            De esta última talla tenemos noticia por Juan López Prieto, hidalgo portugués nacido en Espadisanta y casado con Leonor López, de la misma nacionalidad. Estos tuvieron cinco hijos: Pedro, Melchor, Catalina, Juana y Ana María. Pedro murió sin sucesión. Habían venido a Daute a ejercer el oficio de mercaderes y se avecindaron en Garachico. Juan López declara en su testamento (01-II-1581), que por su devoción había hecho traer de España una hechura de la imagen de San Amaro, que por orden del visitador episcopal don Cristóbal del Castillo, se colocó en la iglesia de San Pedro de Daute, en el altar situado fuera de la capilla mayor, al lado del Evangelio. Por este testamento disponía que el Santo no se quitase del altar de la iglesia de San Pedro.

            La noticia sobre el San Amaro de Daute se amplían con la declaración que efectuó María Leonor López, viuda del antedicho Juan López, el 11 de febrero de 1601: habrá tiempo de quince años, poco más o menos –coincide con la anterior fecha- que traje a mi costa y mención de España una imagen de bulto de San Amaro, la cual puse y deposité en la iglesia de San Pedro de Daute, que ahora es monasterio de los padres de Santo Domingo.

            A pesar de lo dispuesto por don Juan López Prieto en su testamento, los padres dominicos al trasladar su convento desde San Pedro al “Llano del Drago”, que así se denominaba su actual emplazamiento de Garachico junto a la hacienda del Lamero, trajeron consigo la imagen de San Amaro y la colocaron en la ermita del mártir San Sebastián, hasta que fuese construida la capilla que para esta Santa Imagen había solicitado don Melchor López Prieto de Saa, capitán de milicias, regidor de Tenerife, depositario general del Cabildo, ministro calificado del Santo Oficio de la inquisición y vecino de Garachico, el 15 de abril de 1608. Don Melchor había casado en 1584 con doña María Luis Fernández y testó en Garachico en Febrero de 1617, dejando por hijos a Melchor y a Luis.

Otras imágenes de San Amaro. Además de las ya citadas, se halla una en el Puerto de la Cruz, “Llano del Bailadero”, que es la ermita más antigua del municipio, construida en 1591 y atendida, desde entonces, por la comunidad de padres dominicos, pertenecientes al convento de San Benito de la Villa de La Orotava. Y otra que pertenecía a la antigua Iglesia bautismal de San Amaro, en el municipio palmero de Punta Gorda. Las referencias documentales de esta iglesia de la Palma son inexistentes en su archivo parroquial, al haberse quemado el mismo en el pasado siglo XIX. Sin embargo, en el Libro de Mandatos de la iglesia de San Andrés, de misma isla y del año de 1571, se hace referencia a una iglesia en Punta Gorda, bajo la advocación de San Amaro que “fue vista por vista de ojos” por el Visitador de la Isla. Debido a su lejanía, desde Santa Cruz de la Palma, y como “el cura tenía que caminar mucho”, el Beneficiado de la Isla puso en ella a dos capellanes asalariados con 120 doblas de sueldo, a cada uno, que se pagaban a cuenta del beneficio de la Isla. Esta primitiva iglesia bautismal fue aumentando poco a poco sus propiedades, siendo actualmente una de las que más patrimonio posee, pues el proceso desamortizador prácticamente no le afectó. (Según la profesora Ana Viña Brito)

Como hemos dicho, la advocación de San Amaro, castellanizado como Mauro, fue traída a Daute por portugueses y probablemente a los otros lugares canarios también. San Mauro o San Amaro, abad de Glanfevil, fue discípulo de San Benito y enviado a Francia, según la tradición, en el año de 543 para fundar allí monasterios. Gobernó muchos años el convento fundado por él y en el 582 se retiró a la soledad de la clausura, donde murió dos años después, el 15 de enero, en que se celebra su fiesta.

José Velázquez Méndez.

Cronista Oficial de Garachico.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Vivi lanoux dice:

    Belle église, Salutation d’ Amérique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s